Que la alegría del resucitado nos anime y nos llene de esperanza, para seguir transitando este tiempo difícil con la certeza de que la Vida siempre tiene la última palabra.