domingo, septiembre 19, 2021

¿Quiere Dios algo de mí?

Dios quiere siempre algo de nosotros. Él nos ha creado y se ha hecho carne para encontrarnos y darnos su vida. Nos ha creado para comunicarnos su amor y tiene por eso una voluntad concreta para cada uno de nosotros.

¿Cómo puedo descubrir la llamada de Dios, lo que Él quiere de mí?

Para descubrir la llamada de Dios, lo primero que tenés que hacer es acercarte más a Él. A través de la participación en la Iglesia (en la parroquia, movimiento o asociación, colegio…) irás descubriendo a Jesucristo. La oración, verdadero diálogo con Dios, te hará ir aprendiendo a escucharlo. También es importante la ayuda de un sacerdote, religiosa o laico que tenga más experiencia en el camino del seguimiento de Jesucristo con quien puedas hablar de lo que sentís.

¿Hay algunos signos de la vocación?

Es cierto que hay tantas vocaciones como personas llamadas por Dios, y cada una de ellas es diferente, pero hay algunos signos comunes. Primero, si se te ha pasado por la cabeza y tenés alguna inquietud vocacional, quizás Dios te esté llamando. Además, el corazón se siente atraído por esa idea de entrega total a todos los hombres. También, Dios puede poner en vos un gran deseo de algo grande y que sea un amor enorme y para siempre, de modo que no te llena nada de lo que ahora hacés.

¿Lo que me está pasando le habrá sucedido también a otras personas?

Desde el principio de los tiempos, Dios ha llamado a los hombres. Podés verlo en la vida de Abraham o Moisés, David o los profetas. Jesús llamó a sus discípulos y después ha seguido llamando a cada uno de los hombres; a muchos de ellos, al sacerdocio. Los seminaristas que hoy están en el Seminario de Córdoba son una muestra evidente de la actualidad de esta llamada.

¿Y por qué yo? ¿Seré capaz de responder?

Dios, con la llamada, nos da las fuerzas para responder. Es su amor el que va conquistando nuestra vida y de ahí sacaremos el ánimo y el sentido para decir sí cada día.

¿No me equivocaré en este camino? ¿Cómo estoy seguro de elegir correctamente?

Cuando uno busca honradamente cumplir la voluntad de Dios, Él nos ayuda porque quiere hablarnos y sabe cómo hacerlo. Si sentís la llamada, no la ahogués. El Seminario te ayudará a buscar la verdad de la vocación a la que el Señor te llama.