Siguiendo la invitación del Papa Francisco, nos sumamos al OCUBRE MISIONERO. Un mes extraordinario para reflexionar, rezar y salir a las periferias a llevar la misericordia y la alegría de Dios.