Es tradición y parte de nuestra historia: comenzar el año formativo con la Convivencia Anual en nuestra Casa de Nazaret en Los Molinos. Nos tomamos unos días, como comunidad del seminario, para compartir un espacio de convivencia, de descanso, recreación y oración común.

Este año en particular, nuestra convivencia estuvo marcada por distintos encuentros fraternos, que nos enriquecieron y ayudaron a crecer en la experiencia del caminar junto a otros.

Algunos ENCUENTROS fueron:

  • Durante los primeros días, le dimos la bienvenida a los nuevos seminaristas: 5 jóvenes ingresaron este año y se sumaron a la gran familia del seminario.
  • El lunes 11 de febrero compartimos junto a las familias del pueblo de Los Molinos, el día de Ntra. Sra de Lourdes. A las 18 hs celebramos juntos la Misa, luego en procesión rezamos el rosario y cantando nos dirigimos hacia una grutita, allí en el pueblo, donde se encuentra una imagen de la Virgen del Lourdes. Hicimos un alto, rezamos, tomamos gracia y dejamos a los pies de María nuestras intenciones. Al regresar de la procesión compartimos la merienda, un momento de animación, baile, folclore y la presentación de los nuevos seminaristas. Agradecemos a la comunidad de Los Molinos, por recibirnos siempre, por hacernos sentir parte de su familia y por el afecto y la oración que nos brindan desde siempre.
  • El martes 12, compartimos el día de los curas. Como todos los años, dedicamos un día de nuestra convivencia anual para recibir y compartir con los sacerdotes de nuestra diócesis. Comenzamos con la celebración de la Misa, en la que este año asumió como formador el P. Santos Moyano. Luego compartimos el almuerzo y dejamos la siesta y la tarde para compartir libremente unos mates, charlas a orillas del río, escuchar anécdotas y como siempre el tradicional partido de futbol de seminaristas vs. sacerdotes.
  • El Encuentro de Seminaristas de la Región Centro. Recibimos en nuestra casa a los seminaristas del Seminario Jesús Buen Pastor de la diócesis de Rio Cuarto. Durante el Encuentro compartimos momentos de espiritualidad, formación y recreación. Compartir estos días nos ayudaron a crecer en la fraternidad, a compartir experiencias y a profundizar amistades y lazos con aquellos que serán los futuros sacerdotes de otras diócesis de nuestra provincia.

Compartimos algunas imágenes de lo que hemos vivido en estos días…