jueves, junio 30, 2022

Vida en Comunidad

Como dice  San Juan Pablo II: “antes que ser  un lugar o un espacio (el Seminario) debe ser un ambiente espiritual, un itinerario de vida, una atmósfera que favorezca y asegure un proceso formativo” (PDV42). Por eso nuestra Comunidad formativa siempre será algo que construimos entre todos, aportando cada uno los dones y talentos que el Espíritu del Señor nos ha regalado. Nuestra vida comunitaria podría compararse con la experiencia que hicieron los discípulos de Emaús: Jesús se pone a nuestro lado y va de camino, abriendo su corazón para que arda el nuestro. Este ardor lo sentimos juntos y en  comunidad, viviendo las alegrías y tristezas, los éxitos y fracasos; compartiendo la convivencia de todos los días, integrando nuestras riquezas y limitaciones. Nuestra vida se va nutriendo también junto a las parroquias y comunidades de nuestra Diócesis y con la realidad que nuestro país y el mundo viven.

La experiencia de vivir en comunidad implica disfrutar cada día del encuentro orante a partir de la Palabra de Dios, los retiros mensuales, los Ejercicios Espirituales anuales, los días de convivencias por etapas, el acompañamiento de los formadores, las clases, las visitas a nuestros hogares, el acompañamiento espiritual, los encuentros gratuitos, y tantos lugares y momentos en donde Jesús amorosamente en camina a nuestro lado.

24991526_1133257526804739_533436209893192183_n