Al iniciar el año cada comunidad de seminaristas, agrupados por el proceso de formación en el que se encuentran, comparten unos días de revisión y proyección comunitaria.

En este caso, la Comunidad Cafarnaún desde el miércoles 11 al viernes 13 de marzo compartió su convivencia comunitaria en Villa Cura Brochero.

Nacho nos cuenta la experiencia:

«Durante estos días de encuentro además del paseo, la recreación y los momentos de oración, hemos trabajado sobre lo que llamamos: el Proyecto Comunitario de vida. En nuestra etapa formativa, cada seminarista comienza a tener tiempos y actividades distintas, lo cual nos lleva a tener que organizarnos y coordinar horarios para disponer de días y horarios comunes para poder reunirnos y encontrarnos durante el año.  Así que una parte de nuestra convivencia fue poder concretar estos acuerdos, que nos permitirán mantener viva la comunidad, y así también podamos  ayudarnos a vivir y alcanzar los objetivos de la etapa en la que estamos.»